martes, 19 de agosto de 2008

La Chiquita Piconera de Julio Romero de Torres


Esta obra se considera como el testamento artístico del pintor cordobés ya que la terminó entre enero y febrero de 1930 poco tiempo antes de su muerte que se produciría el 10 de Mayo del mismo año, y es en esta obra donde resume el artista la concepción que tenía de la pintura; decir que se trata de una pintura de óleo y temple sobre lienzo con unas medidas de 100x80 cm y podemos disfrutar de su visión en el Museo Julio Romero de Córdoba.

Obra de gran calidad donde se destaca los rasgos típicos de la mujer cordobesa y andaluza de piel morena, de ojos grandes, oscuros,pelo moreno normalmente recogido, el tratamiento de la piel y el volumen del cuerpo femenino, a destacar también la mirada sosegada e inquientante donde se piensa que están los sentimientos propios del autor ante su próxima muerte.
En el cuadro aparece la modelo- llamada María Teresa López- que mira fijamente al espectador a la vez que deja caer los brazos hacia abajo, ese es el momento que capta el pintor cordobés; al fondo podemos ver un oscuro atardecer y a la vez podemos dislumbrar la Ribera del Guadalquivir , el Puente Romano y la Torre de la Calahorra.

Como curiosidad decir que este cuadro fue presentado en el Pabellón de Córdoba de la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929 y que fue reproducido por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre en un billete de 100 pts y en un sello de 5 pts.


Esta entrada va dedicada a la madrina de mi blog a Maria_azahar (Charo) porque sé que la obra de Julio Romero de Torres le fascina.





4 comentarios:

América dijo...

Recibe un cordial saludo,preciosa entrada que tiene como protagonista al maestro Cordobés ,el exponente mas representativo de la identidad cordobesa de principios del siglo XX,y uno de los pintores mas asociados al flamenco.
Particularmente es de mis pintores preferidos y he tratado de seguir aquellas obras directamente o indirectamente vinculadas a esta expresión Julio Romero de Torres..

Rafael de León se inspiro en este cuadro para componer una copla una historia cierta o no de la pasión que le inspiraba su modelo,creo que es mas leyenda que otra cosa,pero lo importante es que es un cuadro que forma parte de Córdoba,se ven postales,reproducciones en muchos lugares de la ciudad ,en un homenaje perenne a sus obra.

.....Y cuando de noche Córdoba dormía...
y era como un llanto la fuente del Potro,
una voz decía:
¡Ay, chiquita piconera,
mi piconera chiquita!
Esta carita de cera
a mí el sentío me quita.
Te voy pintando, pintando
ar laíto der brasero
y a la vez me voy quemando
de lo mucho que te quiero.
¡Várgame San Rafael,
tener el agua tan cerca
y no poderla bebé.......

Juanlu dijo...

Muchísimas gracias por tu aportación a este que es mi blog y tambiém tuyo desde el momento que tú también lo enriqueces con tus conocimientos.
Te estoy muy agradecido.

María_azahar dijo...

Amigo mío, me has emocionado con este precioso regalo y el detalle. Éste es de mis cuadros favoritos dentro de la obra de Romero de Torres; esa expresión, esa mirada, penetrante, la relajada postura con esos brazos que se dejan caer, la maravillosa sensualidad del hombro descubierto, lo femenino del tacón, la belleza morena...Andalucía en plena esencia. Simplemente magistral ¡cómo me conoces de bien!

MIL GRACIAS.


PD: Precioso comentario el de América.

Un besazo y enhorabuena por esta segunda entrada fantástica.

Glauca dijo...

Segunda entrada con nota Juanlu.

Un amigo cordobés muy querido está perdidamente enamorado de este cuadro...

Permite que te diga que me encanta la seleccion musical con la que nos recibes, en especial Romance a Córdoba... siempre que ha facinado.